fbpx
Search

Como Ser Feliz a los 20, 40 y 75 años

Han pasado 70 años de vida! ¿Para qué? Se preguntó José, y de repente se encontró inmerso en la profundidad de su ser,  como el buzo que se adentra en lo profundo del mar para explorar, descubrir y ver por sí mismo la inmensa belleza y  magnitud de Dios en la tierra,  así estaba José, adentrándose en el encuentro con su alma, quizás el momento más profundo de su vida, descubriendo por sí mismo, con sus propios ojos la belleza de la vida! Ahora empezaban las preguntas…

¿Qué importa ahora, que importa a mi edad?  Tengo dinero en mis cuentas, tengo tarjetas, ¿Qué importa si estoy sólo?,

Bastó solo esta pregunta y José estaba abriendo el libro de su propia historia. Repasó los mejores momentos de su vida, donde las sonrisas, las dificultades y los retos de su vida habían cobrado sentido.

Entonces, descubrió que lo único que importó en cada momento eran las personas. Contar con las personas que él quería y que sabía lo querían a él. José pudo ver claramente todo lo que ha sido valioso y que de verdad importaba para él,

Importaba una familia llena de amor, comprensión y afecto, donde había sentido, refugio y protección. 

Importaba contar con buenos amigos que lo escucharan, lo valoraran por ser como es, amigos para pasar un buen tiempo.

Importaba contar con personas de luz que reflejaran luz en su vida, ahora en este gran desafío familiar,

José estaba maravillado  con todo lo que estaba descubriendo en las profundidades de su Ser, de repente observó su silueta reflejada en un espejo, pero contrario a toda la belleza que hasta ese momento había encontrado, su silueta se veía opaca.

Entonces pensó que en su propio espejo no veía el amor, y continuó con las preguntas…

¿Cómo Amar?, 

He aprendido a valorar las personas por lo que son y no por sus apariencias,

He aprendido a ver a través de los ojos de las personas su nobleza, su amor, su comprensión, su entrega, su aceptación. He sido un loco enamorado, pero ¿Cómo Amar?,

José cerró sus ojos y sintió un soplo de viento suave y tibio envolver su cuerpo,

Al instante abrió sus ojos y observó de nuevo su silueta frente al espejo, ahora estaba enmarcada en una radiante luz violeta, mientras en susurro replicaba:

Creí que Amor, era que mi esposa cuidara de mí y me equivoqué, permití que la tristeza me invadiera cuando mi esposa daba prioridad a otros asuntos antes que a Mí, y me equivoqué. Dí tanto espacio a la tristeza que me condujo a lugares oscuros  y a sentirme enfermo, y me equivoqué.

¡Cuánto tiempo equivocado! Ahora lo veo,

Amar empieza por mí mismo, Yo soy quien debe cuidar de mí.

Yo Soy quien debo empezar a Dar lo mejor de mí para recibir en igual proporción,  

Yo Soy quien debe elegir para mí lo que me haga bien,

Yo Soy  quien debo elegir lo que sume energía a mi vida, lo que aporte positivamente a mi vida,

Yo Soy quien debe elegir los momentos de luz para mi vida o ¿Quién más podrá hacerlo, sino Yo?,

¿Quién podrá elegir lo mejor para mí si no soy Yo?, ¿cómo recibiré lo mejor de quienes me rodean sino Soy Yo ejemplo de Dar lo mejor?

¡No hay tiempo! Exclamo José, y continuó:

Me hago viejo y ya no hay tiempo para reproches, no hay tiempo para juzgar, no hay tiempo para pedidos de cuenta.

¡El único tiempo valioso es el tiempo para amar! y ese tiempo es ahora, porque ese tiempo no volverá  a pasar!.

Con esta sabia verdad que acaba de hallar en su interior, José se apresuró a ascender desde las profundidades de su Ser para vivir su vida únicamente en la sabiduría del Amor.

Al día siguiente, mientras llevaba a José al aeropuerto para regresar a su ciudad, recibo un video con un estudio de la universidad de Harvard realizado durante 75 años, con el fin de validar que hacía a las personas Sanas y Felices,

y waoo si me sorprendió, cada punto del estudió recopilaba con tal precisión los pensamientos de todo lo que importó en la vida de José, como los aspectos para llegar a la adultez Sano y Feliz,

La verdad que halló José y un estudio científico de 75 años, se sincronizaron en el tiempo, para validar la verdad, que aunque parecía nueva para José incluso para nosotros, es una verdad ancestral:

“Una buena vida, la Felicidad y la Salud del cuerpo, la mente y el alma, está dada por la calidad de las relaciones con la familia, los amigos y la comunidad, y la calidad de las relaciones está dada por la capacidad de tu corazón de Dar Amor ”

Y ¿Qué implica entregarse a las relaciones?

Las posibilidades son ilimitadas, y las mejores son siempre las más simples, como:

  • Pasar más tiempo con personas que con pantallas,  
  • Dar un tiempo de tu tiempo siempre ocupado, a observar o escuchar al otro,
  • Dar un tiempo para un abrazo, una sonrisa, una palabra amable o quizás un silencio amoroso.
  • Dar un tiempo para interesarnos por los sentimientos del otro antes de reprochar, juzgar o criticar,
  • Acercarte a ese familiar que no has visto en años, porque la diferencia de pensamiento, palabras y acciones,  los alejó. ¡Aceptarlo no significa hacerse correspondiente!, sólo te  acerca a la comprensión.
  • Amar, Amar y Amar, aceptando al otro tal y como es, dando siempre lo mejor de Ti.

Ante cualquiera de las posibilidades, lo relevante, lo ha expresado Mark Twain, hace más de un siglo, cuando estaba analizando su vida y escribió:

“No hay tiempo, muy breve es la vida para disputas, disculpas, animosidades, pedidos de cuenta, solo hay tiempo para Amar, y solo un instante, por así decirlo para eso”

Tu tarea ahora, es entregarte a las Relaciones para Ser Feliz.

Déjame tu comentario abajo, y recuerda ir a la sección de recursos en el menú de la página al principio, ¡allí tengo un regalo para ti!. 

Close