fbpx
Search

4 conexiones para hacer realidad tus sueños desde el Corazón:

El amor del Corazón no es una emoción es un estado de consciencia inteligente, es una inteligencia superior. Cuando el ser humano utiliza el cerebro del corazón todo se armoniza y todo fluye como la luz en la oscuridad.

El cerebro del Corazón, un término quizás apenas conocido en la ciencia de la neurocardiología,  es la fuente para conectar con tu inteligencia superior.

¿Haz intentado una y otra vez  poner en práctica los métodos y consejos para hacer lo que desees con tu mente y conseguir tus anhelos, tus sueños más deseados, pero aún no lo logras?

Cuando comprendí lo que significa conectar con la inteligencia superior sentí tanta emoción que sólo pensé en compartirlo y darlo a conocer a la mayor cantidad de personas  posible,  pues encontré una respuesta simple a mi dificultad para crear mi realidad desde procesos mentales. En realidad de cada técnica que intentaba sólo conectaba con aquello donde mi mente no tuviese que hacer esfuerzos y menos repetitivos.

Un día me pregunté: ¿Sí el cerebro deja de funcionar nuestro cuerpo sigue vivo, es decir que No morimos, verdad?, pero ¿Sí el corazón deja de funcionar, nuestro cuerpo también, y entonces morimos verdad?,  y pensé: el propósito del alma es evolucionar y ella sólo abandona el cuerpo cuando este muere, entonces me pregunte:

¿Por qué no crear la realidad desde el Corazón en lugar de la mente?

Así emprendí la búsqueda de la conexión  entre el Corazón y el cerebro…

Sabemos que en los últimos años el auge ha sido por cuenta del cerebro, con innumerables escritos y técnicas para ir más allá, controlar la mente, y aprovechar todo el poder del cerebro.

Con toda esta información acerca del cerebro llamó mi atención, conocer que investigaciones en neurocardiología muestran que el corazón es un órgano sensorial y un sofisticado centro para recibir y procesar información, que contiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo, y es gracias a esos circuitos tan elaborados, que el corazón puede tomar decisiones y pasar a la acción independientemente del cerebro, este punto sí que llamó mi atención pues pareciera opuesto a  todas las corrientes  que hablan del poder de la mente,  y  no sólo esto, el corazón puede aprender, recordar e incluso percibir, es allí donde está la inteligencia del corazón tal como lo menciona Annie Marquier investigadora de la conciencia.

En las siguientes líneas vas a conocer en entrevista con Annie Marquier*, el sofisticado centro de comunicación que es tu corazón y los cuatro tipos de conexiones que parten del corazón y van hacia el cerebro de la cabeza, son las 4 conexiones para hacer realidad tus sueños desde el Corazón:

4 conexiones para hacer realidad tus sueños desde el Corazón:

Primera Conexión…

La comunicación neurológica mediante la transmisión de impulsos nerviosos. El corazón envía más información al cerebro de la que recibe, es el único órgano del cuerpo con esa propiedad, y puede inhibir o activar determinadas partes del cerebro según las circunstancias.

¿Significa eso que el corazón puede influir en nuestra manera de pensar?

Puede influir en nuestra percepción de la realidad y por tanto en nuestras reacciones.

Segunda conexión…

La información bioquímica mediante hormonas y neurotransmisores. Es el corazón el que produce la hormona ANF, la que asegura el equilibrio general del cuerpo: la homeostasis. Uno de sus efectos es inhibir la producción de la hormona del estrés y producir y liberar oxitocina, la que se conoce como hormona del amor.

Tercera Conexión…

La comunicación biofísica mediante ondas de presión.  A través del ritmo cardiaco y sus variaciones el corazón envía mensajes al cerebro y al resto del cuerpo.  Se ha  demostrado que el ritmo del cerebro se sincroniza con la actividad rítmica del corazón, es así que los patrones rítmicos de los latidos del corazón cambian significantemente mientras experimentamos diferentes emociones. Sentimientos negativos, como la ira o la frustración, están asociados con un errático, desordenado e incoherente patrón en el ritmo cardiaco. En contraste, sentimientos positivos como el amor o el aprecio, están asociados con un suave, ordenado y coherente patrón en la actividad del ritmo cardiaco. A su vez, estos cambios en el patrón del ritmo cardiaco crean los cambios correspondientes en la estructura del campo electromagnético irradiado por el corazón. 

Cuarta Conexión…

La comunicación energética: el campo electromagnético del corazón es el más potente de todos los órganos del cuerpo, 5.000 veces más intenso que el del cerebro. Y se ha observado que cambia en función del estado emocional. Cuando tenemos miedo, frustración o estrés se vuelve caótico.

¿Y se ordena con las emociones positivas?

Sí. Y sabemos que el campo magnético del corazón se extiende alrededor del cuerpo entre dos y cuatro metros, es decir, que todos los que nos rodean reciben la información energética contenida en nuestro corazón.

¿A qué conclusiones nos llevan estos descubrimientos?

El circuito del cerebro del corazón es el primero en tratar la información que después pasa por el cerebro de la cabeza. ¿No será este nuevo circuito un paso más en la evolución humana?

¿…?

Hay dos clases de variación de la frecuencia cardiaca: una es armoniosa, de ondas amplias y regulares, y toma esa forma cuando la persona tiene emociones y pensamientos positivos, elevados y generosos. La otra es desordenada, con ondas incoherentes.

¿Aparece con las emociones negativas?

Sí, con el miedo, la ira o la desconfianza. Pero hay más: las ondas cerebrales se sincronizan con estas variaciones del ritmo cardiaco; es decir, que el corazón arrastra a la cabeza. La conclusión es que el amor del corazón no es una emoción, es un estado de conciencia inteligente

Ya ve, el cerebro del corazón activa en el cerebro de la cabeza centros superiores de percepción completamente nuevos que interpretan la realidad sin apoyarse en experiencias pasadas. Este nuevo circuito no pasa por las viejas memorias, su conocimiento es inmediato, instantáneo, y por ello, tiene una percepción exacta de la realidad.

Parece ciencia ficción.

Está demostrado que cuando el ser humano utiliza el cerebro del corazón crea un estado de coherencia biológico, todo se armoniza y funciona correctamente, es una inteligencia superior que se activa a través de las emociones positivas.

Pues parece que nadie lo utilice…

Es un potencial no activado, pero empieza a estar accesible para un gran número de personas.

¿Y cómo puedo activar ese circuito?

Cultivando las cualidades del corazón: la apertura hacia el prójimo, el escuchar, la paciencia, la cooperación, la aceptación de las diferencias, la valentía…

¿Santos las 24 horas?

Es la práctica de pensamientos y emociones positivas. En esencia, liberarse de la actitud de separación y de sus tres mecanismos primarios: el miedo, el deseo y el ansia de dominación, mecanismos que están anclados profundamente en el ser humano porque nos han servido para sobrevivir millones de años.

¿Y cómo nos libramos de ellos?

Tomando la posición de observadores, observando nuestros pensamientos y emociones sin juzgarlos, y escogiendo las emociones que nos pueden hacer sentir bien. Debemos aprender a confiar en la intuición y reconocer que el verdadero origen de nuestras reacciones emocionales no está en lo que ocurre en el exterior, sino en nuestro interior.

Cultive el silencio, contacte con la naturaleza, viva periodos de soledad, medite, contemple, cuide su entorno vibratorio, trabaje en grupo, viva con sencillez. Y pregunte a su corazón cuando no sepa qué hacer.

Después de leer esta excelente entrevista de Annie Marquier, concluí de mi propia experiencia que: ELEGIR las emociones que nos hagan bien, parece simple, pero a la hora de actuar para generar un cambio en nuestra vida la mente recurre a todos los recuerdos, peros y excusas posibles para evitar en nosotros ese cambio y dejarnos anclados en las mismas experiencias.

Aprendí que la verdad está siempre en el primer sentir, en esa primera idea o sentimiento que se presenta suave como la brisa y sin hacer ningún ruido en tu mente,  esa es tu verdad, ese es el impulso de tu corazón conectado a tu inteligencia superior. Lo demás es sólo el ruido de la mente que llega con tal fuerza que nos hace perder del camino del corazón, es el ruido de la mente que  envuelve y distrae nuestro sentimiento más puro hacia emociones  pintadas de gracia, pero, sólo dejan un vacío en nuestro corazón.


Gina Carolina Quintero

¡Que tal si me dejas tu comentario, gracias!

Close